Kevin Durant Y Otras Estrellas Que Cambiaron De Equipo Para Ser Ganadores

READ BOOKS ONLINE (Golden Days: West's Lakers, Steph's Warriors, and the California Dreamers Who Reinvented Basketball)

El lunes cambió el panorama de la NBA. Tras unos días locos con fichajes y renovaciones de récord, el agente libre más codiciado del mercado hizo pública su decisión. Y decidió cambiar para ganar. Kevin Durant decidió dejar los Oklahoma City Thunder tras toda su carrera en la NBA con ellos, un total de nueve años. El ganador del premio a mejor jugador hace tan sólo dos años sabe lo que es perder una final de la NBA y, tras caer este año en la final de conferencia, se cansó de perder. Quiere ganar y se marcha a la bahía de San Francisco a vestirse con la camiseta de Golden State Warriors, precisamente el equipo que le eliminó este año. Se marcha para vestir la camiseta del mejor equipo de la historia en temporada regular. La del único equipo que ha visto como le remontaban un 3-1 en una final, este mismo año, ante los Cavaliers de LeBron James.

Estos Playoffs también nos dejaron la polémica acción de Zaza Pachulia sobre Kawhi Leonard; para muchos, factor determinante de esta serie. No obstante, los Dubs continuaron con su paso triunfal hacia las Finales donde esperaban unos Cavaliers que intentarían revalidar el título ante el gran “Juggernaut”. Los cinco últimos partidos de la temporada, fueron dominados de manera completa por los chicos de Steve Kerr a excepción del cuarto partido. Tras la resaca del anillo, los Warriors se pusieron manos a la obra para llevar a cabo un verano de campeón. El veterano alero, que ya había conseguido su segundo anillo así como un MVP de las Finales en 2015, tenía en mente cambiar de aires y probar suerte en una nueva franquicia que le ofreciera un poco más de dinero. Los Warriors cerraban un verano de renovaciones complicadas con final feliz. Stephen Curry recibía el dinero que tanto se merecía, convirtiéndose en el jugador mejor pagado de la plantilla y en el mejor de toda la NBA hasta ese momento. Kevin Durant realizó un gran gesto rebajándose su sueldo para que todas esas renovaciones se hicieran posibles.

La NBA y Nike celebraron su acuerdo para los próximos ocho años con la presentación de los llamados «connected jerseys» («uniformes conectados»), una apuesta por la revolución tecnológica que acercará al aficionado más que nunca a las canchas. De esa manera, tendrá acceso inmediatamente a ofertas exclusivas, acceso a venta de entradas y opciones diseñadas por el propio jugador, como por ejemplo, acceder a la lista musical preparada para su calentamiento. «La creatividad de Nike habla por sí sola. Es del más alto nivel. Creo que estos cambios van a tener un impacto en la cultura. Me gusta formar parte de eso y de que ellos sean parte de la familia NBA de manera oficial», apuntó Kevin Durant, vigente campeón de la competición con los Golden State Warriors. «El ‘connected jersey’ es algo fantástico. Permite un flujo directo entre el aficionado y el atleta. Es algo nuevo e innovador que va a seguir creciendo. Me parece algo único.

Poco a poco, fueron encontrando su estilo y encajando a la perfección las nuevas piezas que se habían unido la plantilla. Los resultados comenzaban a demostrar la realidad este equipo aunque una lesión de Stephen Curry, les llevó paradójicamente al buen juego que están desplegando actualmente. Decidieron ser más cautelosos con su juego y renunciar a lo bonito y a lo vistoso. De esa manera, llegó la racha de victorias de 11 partidos que terminó antes del encuentro del día de Navidad en el Oracle Arena. Para finalizar el año, pusieron el broche final con una victoria frente a Cleveland Cavaliers que no consiguieron frenar a los Warriors incluso sin Curry. Con Jordan Bell, Draymond Green y Kevin Durant como grandes protagonistas, los Warriors volvieron a reclamar su superioridad frente al resto de equipos, y afrontan así un año 2018 que no será nada sencillo para ellos. Rivales muy duros como Houston Rockets, Boston Celtics, Oklahoma City Thunder o incluso los propios Cavaliers aguardan, y la tarea de defender el título le será mucho más complicada que el año anterior.

El cinco inicial que Steve Kerr pondrá esta noche ante los Clippers -el día previsto para el regreso del pívot si no hay problemas de última hora- será el más lustroso de la historia de la NBA. Entre Curry, Durant, Klay Thompson, Mitou Camisetas Draymond Green y Cousins suman 25 participaciones en el All Star y once anillos de campeón. La tarea principal de Steve Kerr será gestionar el ego de todos ellos. Han pasado 354 días desde que DeMarcus cayó lesionado. Porque si Golden State ha conseguido juntar esta pléyade de estrellas en su vestuario es porque todos ellos han hecho un esfuerzo económico para que la franquicia pudiera hacer frente a sus salarios -110 millones entre los cinco-. Ese equilibrio saltará por los aires al final de temporada, ya que tres de ellos (Durant, Thompson y Cousins) serán libres para negociar su futuro. Por eso, estos meses que quedan de temporada son tan importantes para los cinco jugadores. Su asalto al anillo tiene fecha de caducidad. Es ahora o nunca, porque alguno de ellos tendrá que salir y puede que no vuelva a tener la oportunidad de ganar el campeonato. «Estoy de vuelta y no voy a mirar atrás. Solo quiero dejarlo todo en la pista cada noche», afirma Cousins, ansioso por debutar con su nueva camiseta. La expectación en la liga es máxima. De hecho, las entradas para presenciar el duelo ante los Clippers han multiplicado su valor. Nadie quiere perderse la puesta en escena del equipo «más odiado», pero también el más caro y con más brillo de la historia de la NBA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *