Vuelve DeMarcus Cousins: Hoy Se Estrena El «equipo Más Odiado

El día que DeMarcus Cousins se rompió el tendón de Aquiles nadie imaginaba que esa lesión iba a cambiar el panorama de la NBA de una manera tan radical. La delicada operación en su pie devaluó de manera inmediata el futuro más cercano de uno de los mejores jugadores de la liga, que terminaba contrato con los Pelicans y apenas tenía ofertas. Una situación complicada que Cousins resolvió de una forma inesperada firmando un contrato de una sola temporada con los Warriors. El anuncio del acuerdo provocó un terremoto en la NBA. «Somos el equipo más odiado», reconocía ayer Cousins en una entrevista en la cadena «ESPN» que resumía el sentir de la mayoría de los aficionados de la liga. Su aterrizaje en los Warriors convierte al campeón en un conjunto aún más temible, que si ya parecía inabarcable tras el fichaje de Durant hace dos temporadas, ahora resulta casi imbatible.

Por otro lado, los Bulls se hunden en una reconstrución que, tras la marcha de Jimmy Butler y Dwyane Wade, se queda con el rookie Lauri Markkanen como nueva y practicamente única esperanza, a parte del ya renovado Nikola Mirotic. Con uno de los veranos más movidos de los últimos años en lo que a traspasos se refiere, la NBA ha cambiado su rumbo. Se ha pasado de la paridad entre equipos que siempre ha buscado el comisionado con la imposición de máximos salariales y la configuración del Draft a una competición «entre amigos». Los «Big Three» dieron paso, con la incorporación de Durant a los Warriors, a los «super equipos». Algunos conjuntos tratarán de competir con estos «super equipos» desde la renovación de plantilla. Oklahoma City Thunder con la incorporación de Paul George y Carmelo Anthony o Houston Rockets con Chris Paul lo intenterán en el oeste, mientras que Boston Celtics con Gordon Hayward y Kyrie Irving lo harán en el este. Otros tantos, Lakers y 76ers por ejemplo, dejarán atrás el polémico “tanking” para, con plantillas muy jovenes, pelear por entrar en Play Offs y dar una sorpresa con la que muchos de los fans de la NBA llevan años soñando.

El primer simposio latinoamericano celebrado en Cancún en 1987. El Theriológico de Acapulco en 1997, siempre mostrándonos como hacer que fluya la buena voluntad, la fraternidad entre colegas y la organización en estos grandes mítines. Es difícil recordar en qué momento de mi vida decidí estudiar Biología. Varias veces me he preguntado, y otros más me preguntan, que me hizo tomar tal decisión. ¿Qué me motivó, siendo aún estudiante de preparatoria, empezar a indagar sobre una carrera en las ciencias naturales? Recuerdo, por ejemplo, mi fascinación con los animales desde que era muy chico, mis excursiones de Biología en la prepa, incluso mis primeras visitas a la facultad de Ciencias en la UNAM. Recuerdo también cuando empecé a tomar mis primeras clases de licenciatura en las nuevas y prístinas instalaciones en lo que considerábamos en aquel entonces “el otro lado del mundo,” mejor conocido ahora como el “circuito exterior”. Sin embargo, un momento que sí recuerdo vivamente es cuando decidí estudiar mastozoología, y ese momento fue cuando conocí a David Schmidly.

No obstante, las cosas no sucedieron según lo esperado. El comienzo de temporada para Golden State Warriors llegó plagado de dudas y problemas. Los dos anteriores campeones de la NBA no conseguían entrar en ritmo. Desde dentro de la franquicia, se le echó la culpa de este problema a la corta pretemporada que disputaron y a los largos desplazamientos debido a ser los grandes protagonistas del cartel de los Global Games en China. La defensa no funcionaba al igual que la temporada anterior y las pérdidas de balón eran las grandes protagonistas. Un inicio de temporada muy complicado para ellos pero que consiguieron solucionar gracias al gran trabajo de Steve Kerr, que consiguió poner a cada uno en su sitio. Las continuas derrotas en el inicio de temporada, sirvieron para despertar a la plantilla que decidió ponerse manos a la obra y recuperar el nivel de campeón que poseían la temporada anterior.

El aficionado estará más cerca que nunca del deportista», agregó Paul George, flamante nuevo jugador de los Oklahoma City Thunder. «Es un jersey precioso por sí solo, pero queríamos ir más allá, emplear la tecnología y que la experiencia fuera útil y atractiva para el aficionado», señaló. «Tener acceso a todo ese contenido sin pagar más por ello creo que sorprendió a muchos», añadió. Por primera vez en la historia, el logo de una marca aparecerá en las camisetas y los pantalones de los uniformes de las franquicias. Allí acudieron jugadores de las 30 franquicias de la Liga, entre ellos Blake Griffin, D’Angelo Russell, Karl Anthony Towns, Ben Simmons, DeMar DeRozan o Mike Conley, entre otros. Los nuevos uniformes se han adaptado a las exigencias y la intensidad de los 82 partidos de la temporada regular, empleando mapas tridimensionales de calor y sudor del cuerpo de los jugadores. Esa investigación permitió a los diseñadores realizar cambios en el peso, el ajuste y la estructura de los uniformes para que fueran más ágiles. «Las camisetas terminaban por pesarnos debido a la acumulación del sudor. Estaban muy mojadas, así que siempre optaba por cambiarme al descanso. Creo que ahora será diferente», indicó Blake Griffin, la estrella de Los Angeles Clippers. «Se han modificado los dobladillos de la parte inferior de la camiseta y de los pantalones para permitir la máxima libertad de movimientos. Crea la sensación de no estar vistiendo prácticamente nada», sostuvo John Hoke, jefe de diseño de Nike.

Si tiene alguna pregunta sobre dónde y cómo utilizar Comprar Camisetas Baloncesto Golden State , puede llamarnos a nuestro propio sitio de Internet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *